MI CRUCERO BAHAMAS

Hola a todos

De nuevo regreso a contarles mis historias viajeras.

Venía muy perdida en mi blog, pero retomo con toda la energía; hoy a hablarles de mi experiencia en un CRUCERO POR BAHAMAS.

Para mí ha sido una experiencia única pero que para mí gusto no repetiría, pues aunque hay de todo para hacer en este tipo de “ciudad flotante”, prefiero los paseos donde pueda caminar, ir a conocer sitios representativos y no me condicionen 4 días a un solo lugar.

Pero esto no quiere decir, que haya dejado ser MARAVILLOSO.

Mi CRUCERO lo realice después de consultar bastante con NORWEGIAN CRUCE lINE, me pareció excelente, en cuanto organización, aseo impecable de cuartos e instalaciones en general. Los restaurantes exquisitos, desde el bufet hasta los restaurantes a la carta; que si bien estaba preparada para pagar más dinero para ir a los famosos restaurantes especializados, no hubo necesidad.

Los restaurantes a la carta (eran con horario) no necesitaban reserva previa, pero si espera run poco los horarios que tenían asignados por horas. Tenía entradas exquisitas, platos fuertes y postre, que en realidad nada que envidiar a un restaurante de cualquier país. La variedad de comida y presentaciones fue lo que más me llamo la atención. De verdad les sugiero no pagar por platos especializados, teniendo esta opción.

Siempre desayuné en el restante bufet que tenia de todo y en buenas porciones y calidad y para los gustos de todo el mundo.

El gimnasio fue maravilloso, amplio y siempre limpio y en orden. Te daban clases grupales en las que podrías participar sin ningún costo programadas con anterioridad.

La programación de lo que acontece cada día es perfecta, te llega incluso la noche anterior a tu habitación en inglés y español.

Hay eventos todas las noches en el teatro con shows maravillosos e imperdibles, pero encontré deficiencias en stándar comedic que solo podrían ser vistos por personas que denominaran otro idioma (ingles) de lo contrario estabas en el lugar equivocado. Incluso cuando daban avisos para todos, el capitán lo hacía en inglés y las personas que poco conocíamos el idioma  debíamos o preguntar o dirigirnos a recepción a informarnos mejor.

El personal todo era demasiado atento y amable, los sitios de snacks siempre estaban con buena comida y de manera constante. Los bares y cafés eran perfectos para escuchar los cantantes para cada noche y para todos los gustos.

Algo que me pareció deficiente y no solo en mi crucero, sino en los demás que vi en puerto son las zonas húmedas, que aunque las ves grandes, son muy pequeñas para la cantidad de personas que vamos en una experiencia a bordo como esta.

Tuvimos la experiencia de un día estar en alta mar todo el día por los fuertes vientos (no recomendó viajar en época de enero) y la verdad era la zona húmeda muy pequeña para todos recurrir a tomar el sol en el mismo lugar.

Si te gustan los juegos de azar, allí tendrás tu espacio para jugar y fumar en espacios especiales para este tipo de entretenimiento.

El spa aunque no lo utilice se veía maravilloso aunque demasiado costoso para el poco tiempo del masaje.

Si eres de los que te gusta tomar licor durante el tiempo en alta mar, te recomiendo pagarlo en el momento de la compra de tu plan turístico, pues te saldrá más costoso pagar por cada trago que te lo debitan de tu tarjeta de crédito al final del crucero al igual que los demás usos extras que utilices dentro del crucero. Además si tomas mucha agua como yo también te recomiendo pagar el paquete de aguas porque sale bastante costoso pagar dentro por cada botella; además porque no te dejan ingresar al barco con alimentos ni bebidas. O también puedes optar por la opción de llevar en tu equipaje un termo plástico e ir llenándolo en el restaurante del bufet.

Te recomiendo equipaje ligero, y aunque puedes dejarlo al ingresar al puerto de la ciudad donde lo tomes, yo preferí llevarlo conmigo por ser maleta pequeña y poder utilizarlo inmediatamente ingresara pues al momento de ingresar el primer día al barco hubo equipajes que llegaron a media noche a las habitaciones. Solo es cuestión de saber empacar y organizarse. Allí no necesitaras más que vestidos de baños y short en el día y una salida de baño y vestidos playeros para cuando bajes del barco o ropa ligera o suave para la noche ingresar a los restaurantes y shows.

Y si me preguntan por los lugares que visite. Bueno primero MIAMI donde tome el crucero que siempre será unas de mis ciudades preferidas. Amo el ambiente de esta ciudad y me la disfruto siempre.

Allí te recomiendo un restaurante orgánico que igual hay comida también de todos los gustos (solo que siempre más rica). Se llama ORGANIC BITES un lugar consciente que no puedes dejar de visitar.

Si la cuestión es de aprovechar y comprar tienes que ir a DOLPHIN MALL, SAWGRASS MILS MALL, AVENTURA MALL.

Debes de visitar BAYSIDE en el DOWTOWN DE MIAMI, es un centro comercial al aire libre, con unos buenos restaurantes, rodeado del puerto de Miami y en donde tienes la opción de hacer un tours en yate maravilloso.

Si quieres comprar como yo alimentos orgánicos que no consigo en mi país, además de encontrar artículos de marca y ropa bonita; pues sin duda alguna debes visitar COSTCO y WALMART SUPERCENTER.

Ah eso si… de MIAMI no regreso sin ir a comerme mi desayuno favorito en IHOP.

Ah… los que aprovechan como yo unos días en MIAMI y necesitan transporte les recomiendo pero 200% el servicio de alquiler de autos con SUPER NICE, no se arrepienten, sale demasiado económico y unos carros excelentes, confortables y en un estado óptimo;  te recogen en el aeropuerto. www.supernicerentacar.com

Buena y siguiendo en mi ruta, la siguiente parada fue en KEY WEST FLORIDA y se los juro que quiero volver otra vez, hay demasiado por hacer allí.

Empecemos por saber que KEY WEST o cayo huesos es una ciudad isleña, dicen que pequeña pero a mí no me alcanzo el tiempo para conocer bien. Es famosa por sus casas en madera, tiene muchos museos y galerías de arte fascinantes y un gusto por una comida deliciosa que no alcance a degustar. Es un Mini Miami con bares, cafés, comercio y buen ambiente.

Tiene un mariposario de ensueño y muchos deportes extremos para practicar.

Y no pueden irse de este lugar sin pasar por un lugar llamado PRALINES donde venden las golosinas francesas que jamás me haya podido comer (galleta elaborada con almendra tostada recubierta de chocolate y caramelo.

Bueno, llegue  BAHAMAS y fue demasiado feliz, literalmente fue un sueño más cumplido. Ir a NASSAU era una experiencia que debía lograr.

A mí me gustó mucho Bahamas, hay personas que lo condicionan solo al puerto donde paran los cruceros, que obviamente no es la mejor zona, pero al desplazarte encuentra infinidad de opciones, en comercio, en tours, playas hermosas y únicas, restaurantes. Yo si tenía como visita imperdible ir un día de hotel al famoso ATLANTIS y de verdad que me quedó corta al describirlo, es espectacular y única experiencia, de verdad lo recomiendo, no dejen de visitar el acuario y disfrutar su playa privada.

Por favor tengan presente antes de viajar el tema de LOS DATOS DE INTERNET, de verdad que es fundamental prever esto antes del crucero porque si no te quedas incomunicado. O compras una tarjeta pero en determinados momentos en el crucero no te sirve o activas datos si no quieres desconectarte de la realidad (rooming) porque dentro del crucero sale exageradamente costoso. Cada minuto de Internet pagas aproximadamente 6 dólares, ósea $20.000 y en un minuto solo si acaso logras conectarte.

Amores, creo que esta es mi experiencia básica de lo que viví en el CRUCERO A BAHAMAS, les juro que la pase genial y al lado del amor de mi vida.

Prometo contarles más experiencias pronto… los quiero. Naty.

Categorías: Publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *